¿Gestionas un proyecto de infraestructura o una obra de ingeniería?

¿Tal vez tu empresa esté a cargo de un proyecto de energía renovable de gran envergadura?

¿Os dedicáis a la urbanización? ¿Al turismo?
En cualquiera de estos casos, y en muchos otros, ya sabes qué es lo que hay que hacer.

Efectivamente, conoces bien el tema:

Habrá que cumplimentar las evaluaciones ambientales pertinentes, como estudios de impacto ambiental e informes de sostenibilidad ambiental que, en la mayoría de los casos, van a requerir un Estudio de Vegetación y Fauna del entorno en el que vas a trabajar.

¿Complicado?
Sí, se trata de un proceso bastante complejo y que te va a robar mucho tiempo.

¿Merece la pena tanto trámite?
Sin lugar a duda.
Porque debemos tener muy claro hasta qué punto nuestras actividades van a afectar a las especies de animales y plantas en nuestro entorno más cercano, y qué podemos hacer para minimizar nuestro impacto.

¿En qué consiste un Estudio de Vegetación?
Según el tipo de proyecto, tu estudio de vegetación deberá incluir los siguientes componentes:

  • Caracterización de los tipos de vegetación presentes,

  • Inventario de las especies de flora, intentando identificar las especies protegidas (por legislación nacional o autonómica),

  • Cartografía de las formaciones vegetales para localizarlas fácilmente,

  • Estudios de hábitats prioritarios y no prioritarios (según lo establecido en la normativa europea),

  • Estudios de campo,

  • Valoraciones del grado de afección que el proyecto ocasionará a la vegetación, y se proponen medidas para prevenir o corregir los impactos.

¿En qué consiste un Estudio de Fauna?
En función del tipo de proyecto, tu estudio de fauna deberá incluir los siguientes apartados:

  • Identificación en un inventario de las diferentes especies presentes y valoración del grado de afección que la actividad ocasionará sobre ellas.

  • En la mayoría de los casos, será necesario realizar estudios de campo (censos) para confirmar las fuentes bibliográficas.

  • Se suele hacer mención especial a las especies protegidas (por la legislación nacional o autonómica).

  • Se suelen describir en detalle su población estimada y la tendencia de la población.

  • En algunos casos es preciso identificar y discutirlos Puntos de Nidificación (en mapas), incluyendo las especies reproductoras, y el número de parejas reproductoras, y en otros la identificación y discusión de Dormideros y Bebederos (incluyendo las horas de mayor frecuencia).

  • Valoraciones del grado de afección que el proyecto ocasionará a la vegetación, y se proponen medidas para prevenir o corregir los impactos.

Y muchos más detalles, como la caracterización de la Quiropterofauna, Avifauna, Herpetofauna, Ictiofauna (o, en un castellano claro: el estudio de los murciélagos, las aves, los reptiles y anfibios, y los peces).
¡Casi nada!
Además, no importa si hablamos de las comunidades de vegetación y fauna alrededor de un pequeño riachuelo, o si hablamos de una extensión mucho mayor con una gran diversidad de especies: en cualquier caso, la identificación y descripción de la vegetación y de la flora, os van a llevar tiempo y recursos.

Y la pregunta es, ¿os los podéis permitir?

Entonces, ¿por qué no dejar los detallados estudios de Vegetación y Fauna en manos de los expertos de Geotecma?

¿Vais a perder tiempo creando inventarios de vegetación y fauna? ¿Recogiendo datos? ¿Tramitando con la Administración? ¿Valorando potenciales impactos?
Confiad en el equipo de especialistas en Estudios de Vegetación y Fauna de Geotecma.



Con Geotecma tenéis la certeza de que los Estudios de Flora y Fauna van a cumplir con los requisitos de la Administración. Siempre.
Invierte todas esas horas que te vas a ahorrar en lo que quieras. El tiempo ahorrado es tuyo. Tú decides
Ponte en contacto con nuestro equipo llamando al [+34] 675959777 o por email info@geotecma.com