“Quien contamina paga”
¿Conoces ese principio?

Efectivamente, es una de las bases de la Ley de Responsabilidad Ambiental (Ley 26/2007).

La otra es Prevención.

Si no has prevenido y has contaminado, te toca pagar.

O, en otras palabras

Si tu empresa ha causado daños medioambientales a ciertos recursos naturales como las aguas, el suelo, las especies silvestres, los hábitats protegidos, las riberas del mar y de los ríos,

La ley te va a hacer pagar. Es lo que hay.

Y no solo vas a tener que pagar devolviendo el recurso natural dañado a su situación inicial, sino que además se te va a “castigar” con horas y horas de papeleo, de entrega de documentación, de entrevistas, de garantías, de avales, y de un ir y venir interminable.

Estás avisado.

¿Cómo “previenes” bajo la Ley de Responsabilidad Ambiental?

Para empezar, si tu actividad ha sido considerada como “que puede ocasionar mayor incidencia ambiental” tienes que…

Elaborar un Análisis de Riesgos Ambientales

El resultado de este análisis determinará el paso siguiente.

  • Si la cantidad resultante del Análisis de Riesgos Ambientales es inferior a 300.000 €, puedes irte contento a casa porque estás exento y no debes hacer nada (siempre y cuando tu actividad no ocasione ningún daño medioambiental).

  • Si el resultado se encuentra entre 300.000 y 2.000.000 € y cuentas con una certificación ISO 14.000 o EMAS, estás exento también y no tienes que hacer nada. Si careces de certificación ISO 14.000 o EMAS, deberás suscribir una Garantía Financiera por el importe resultante del Análisis de Riesgos Ambientales.

  • Si has superado los 2.000.000 €, te verás obligado a suscribir una Garantía Financiera por el importe indicado en el Análisis de Riesgos Ambientales

Para dejar totalmente satisfechas a las autoridades de tu compromiso con el medio ambiente, deberás también…


Aplicar medidas de mitigación del riesgo ambiental y revisar periódicamente el Análisis de Riesgos Ambientales conforme vaya disminuyendo el riesgo

Para eso vas a necesitar unos cuantos documentos.

  • Que si análisis de riesgos ambientales para determinar la garantía financiera…

  • Que si estudios del estado básico del medio ambiente…

  • Que si proyectos de reparación de daños medioambientales…

  • Que si planes de seguimiento y vigilancia…

¡Y eso es sólo el principio!

¿Que tu empresa ha sido ya penalizada bajo la Ley de Responsabilidad Ambiental?

En tal caso, la gestión de las medidas reparadoras va a ser de tal magnitud que casi te recomendaríamos que dedicases una persona exclusivamente al tema.

Ten presente que tienes:

  • Medidas de reparación primarias: Aquí tendrás que eliminar o neutralizar el agente que causó el daño medioambiental; reponer el recurso natural afectado; identificar diferentes alternativas de reparación en cada proceso; evaluar la viabilidad de cada una de las técnicas de reparación; estimar los costes…

¿Ves por dónde vamos?
Espera, hay más.

  • Medidas de reparación complementarias: ¿No consigues devolver los recursos naturales a su estado básico con la reparación primaria? Hay que seguir implementado toda una serie de medidas complementarias hasta que el medio ambiente recupere su estado inicial.

    • Medidas de reparación compensatoria: Si aún y con todos tus esfuerzos no consigues retornar los recursos naturales a su estado inicial, te verás obligado a crear nuevos recursos naturales equivalentes a los dañados.
    ¿Te imaginas el nivel de complejidad de tales gestiones?
    ¿La cantidad de funcionarios con los que vas a tener que tratar?
    ¿Y el nivel de estrés en caso de penalización bajo la Ley de Responsabilidad Ambiental?

    El equipo de Geotecma simplifica un sistema de trámites complicados y de larguísima duración.
    Y recupera el valioso tiempo que tanto necesitas para dedicarte a otros ámbitos de tu trabajo
    Ponte en contacto con nuestro equipo llamando al [+34] 675959777 o por email info@geotecma.com